Creación de documentos “listos para planchar”

 

 

Este documento ha sido elaborado por el departamento de preimpresión de Gráficas

Celarayn S.A. con la intención de ayudar a nuestros clientes a crear documentos de la

máxima calidad, lo que nos permitirá agilizar el trabajo de preimpresión y evitara posibles

retrasos al tener que manipular unos originales no del todo correctos que se intentará

reparar en este departamento.

 

Ponemos en conocimiento de todos nuestros clientes, que Gráficas Celarayn, S.A. cuenta

con un sistema CTP térmico de última generación AGFA Xcalibur, que nos permite agilizar

y automatizar el proceso de realización de planchas offset.

 

Si se siguen las indicaciones que a continuación comentamos, evitaremos que los

documentos originales tengan que ser manipulados por cualquier persona ajena a la

creación de estos, lo que reducirá notablemente el riesgo de errores a pesar de la

profesionalidad de nuestros técnicos.

 

El cliente debe concienciarse para intentar proporcionar un material de la máxima calidad

posible, ya que esto redundará en beneficio de todos.

 

No duden, no obstante, en hacernos llegar cualquier consulta o duda que se les presente.

Cualquiera de nuestros técnicos estará dispuesto a asesorarle sobre cada trabajo específico

que nos plantee en el momento de realizarlo. Piense que siempre es mejor planificarlo

desde el comienzo que no intentar reparar algo a posteriori en la imprenta.

 

Animamos a nuestros clientes a que nos proporcionen documentos PDF finales de alta

calidad, dado que este formato es el más ágil para el departamento de preimpresión, y por

tanto para producir las planchas que se usarán para imprimir. Para ello damos unas breves

indicaciones a continuación, que servirán para generar documentos del todo correctos y

además “listos para planchar”.

 

 

¿Cómo generar PDF listos para filmar?

 

Se da por entendido que un buen archivo PDF sólo puede generarse a partir de un buen

documento original, y siguiendo unos cuantos consejos que detallamos a continuación.

 

• El tamaño de página del documento original debe ser el mismo que el tamaño

final de corte.

 

• Todos los elementos que van “a sangre” deberán prolongarse unos 3-4mm hacia

fuera del tamaño de página.

 

Del mismo modo, todos los objetos o textos que no tengan que ir cortados “a

sangre”, tendrán que estar colocados al menos a 4mm del borde de la página.

 

• A la hora de imprimir el documento a PDF, indicar en el controlador de impresión

que el tamaño del documento es el tamaño final de corte más 6mm horizontal y

verticalmente. Además especificar un sangrado de 3mm simétrico.

 

• Recordar que para los trabajos que lleven “cosido” o “grapado a caballete”, el

número de páginas debe ser múltiplo de cuatro.

 

Es muy importante revisar el número y tipo de colores usados en el documento

original. Advertir que sólo son válidos los colores “CMYK” o “Pantone”.

 

Recordamos que “No” son recomendables los colores “RGB, HSB, Lab”… ya que

pueden cambiar ligeramente al imprimirse en “CMYK”.

 

• Desechar todos los “colores directos” (“Pantones”) o de “cuatricromía” que no se

encuentren en uso en el documento.

 

• No abusar con el número de trayectos y puntos en objetos vectoriales ya que esto

ralentiza notablemente el proceso de ripeo de documentos pudiendo llegar al

punto de colgar el equipo. (Ojo, esto suele ser muy común cuando se escanea un

dibujo y se convierte en gráfico vectorial mediante algún programa como el

Streamline, Corel Ocr-Trace…).

 

Del mismo modo, eliminar todos los objetos que no aporten nada a la composición

como p. Ej.: cajas de texto vacías, cajas ocultas que no son visibles…

 

Ojo con los objetos que quedan ocultos tras otros, aunque en pantalla o en una

prueba de impresora no salgan impresos, si el objeto superior tiene activada la

opción de “sobreimpresión” accidentalmente, el objeto oculto será visible en la

impresión final.

 

• Las imágenes usadas en el documento tienen que estar en “CMYK, Grises o Mapa

de bits”. En caso de que estas contengan tintas planas, guardarlas como tipo “EPS

DCS 2.0” o como “Duotonos” en Photoshop.

 

• Si se colorean en un programa de maquetación o ilustración imágenes en “escala

de grises” para imprimirlas con un color diferente al negro, advertirlo

expresamente para que se haga un seguimiento especial a dichas imágenes y así

evitar errores.

 

• Tener en cuenta que la “resolución” correcta de las imágenes en color o grises para

imprenta es de 300dpi a tamaño final (ojo, no sirve coger una imagen de Internet a

72dpi y “remuestrearla” en un programa de retoque de imagen hasta alcanzar los

300dpi), y de 1200dpi o 2400dpi en caso de que sean imágenes de “mapa de bits”.

 

• Verificar también otros aspectos de las imágenes como el rango tonal, el

desenfoque, el ruido, el destramado en imágenes escaneadas a partir de material

impreso (si no, puede observarse “moaré” una vez impreso el documento), la

cobertura total de tinta (recordamos que esta debe ser como máximo 300)…

 

• Si se borran los fondos de imágenes en photoshop para simular que están

silueteadas al colocarlas en el montaje final, asegurarse que el fondo sea

exactamente 0% de color ya que los CTP son capaces de registrar un 1% de tinta y

por tanto se notará en la impresión final.

 

• En caso de colocar fondos del mismo color en diferentes programas, o en distintas

partes del mismo documento, asegurarse que tienen los mismos porcentajes de

tinta si queremos que se reproduzcan exactamente igual sin que se note el salto de

color.

 

• Es importante en los fondos y masas grandes de negro, para obtener una buena

densidad y hacer que el negro sea intenso, reforzarlo con un 30% o un 40% de

cian.

 

• El formato más compatible de archivo para las imágenes es Tiff, EPS o JPG. Ojo,

evitar cualquier tipo de compresión salvo la JPEG.

 

• Es muy importante que el grosor mínimo de las líneas sea de 0,1 punto ya que

grosores menores suelen dar problemas al imprimir.

 

• Si el documento contiene “transparencias”, es mejor acoplar las “transparencias”

bien en el propio programa o bien exportándolas a photoshop para después

incluirlas en el documento como imagen. Ojo, en freehand, si la lente afecta a una

imagen, esta debe ser un Tiff, ya que en otro caso, el efecto lente sólo será visible

en pantalla. En caso de que no sea posible acoplar dichas “transparencias”, al

menos indicar sobre una prueba impresa que existen “transparencias” e

identificarlas.

 

• Cuidado con el “trapping” (“sobreimpresiones”). Por regla general, cualquier color

claro debe extenderse ligeramente sobre los colores oscuros. “Sobreimprimir”

siempre el texto Negro, salvo que vaya sobre tintas metálicas (oro, plata…).

 

• Si el trabajo lleva alguna zona con barniz (da igual del tipo que sea), crear un

“color plano” con dicho nombre en el documento original y pintar los objetos o

zonas que vayan barnizadas con dicho color, teniendo la precaución de

sobreimprimirlos tanto en su relleno como su contorno.

 

• Ojo con los tipos de letra. Usar únicamente tipografías de fabricantes de reconocido

prestigio como Adobe, Corel, Linotype, Agfa… preferentemente en formato

“postscript” y no “truetype”. Evitar las tipografías “múltiple master” (MM) por sus

problemas a la hora de filmar. Cuidado con los estilos tipográficos creados

directamente en la aplicación (negritas, cursivas, subrayados…). Tener en cuenta

que esto suele fallar a la hora de filmar los documentos y por tanto es mejor usar la

tipografía en cuestión que genere el efecto deseado (p.ej. Helvética bold en lugar

de usar Helvética y aplicarle negrita en la aplicación correspondiente).

 

• En el caso de documentos pequeños, y para que no haya errores de tipografía, lo

mejor es “trazar” todos los textos, o en su defecto, asegurarse que cuando se

manda imprimir el documento, se descargarán al “postscript” todas las tipografías

usadas en dicho trabajo.

 

Si el documento es muy extenso, no suele ser buena idea “trazar los textos” ya que

así estos se convierten en contornos, aumentando mucho el número de trayectos y

puntos del documento, pudiendo complicar mucho el proceso de ripeo.

 

• Es fundamental aportar una prueba final correcta impresa para poder revisar el

documento pdf.

 

• Es importante advertir que los colores de pantalla sólo son orientativos, pudiendo

variar notablemente del resultado final impreso. Lo mismo sucede con las pruebas

de impresora láser o de chorro de tinta de sobremesa. Si el tema del color es

fundamental en el diseño, solicitar una prueba de contrato final para su revisión y

aprobación. Estas pruebas son las únicas que garantizan una similitud en la

reproducción del color con respecto a la impresión final.

 

• Para la elección de los colores lo mejor es basarse en las diferentes guías de color

que existen impresas en el mercado, como por ejemplo las guías pantone.

 

 

El fichero PDF

 

El PDF es el tipo de documento que más eficientemente se procesa en un sistema CTP,

además admite realizar sobre el pequeñas correcciones sin que se vea afectada la calidad

del documento.

 

Es por ello por lo que se recomienda a nuestros clientes que nos faciliten los trabajos en

“listos para planchar” como documentos PDF de alta resolución, teniendo en cuenta las

indicaciones que citamos a continuación:

 

• El estándar de PDF para preimpresión es el PDF/X1-a:2001 o el PDF/X3.

 

• El PDF/X3 es más flexible de cara al cliente, ya que admite imágenes en RGB con un

perfil asociado.

 

En cambio, PDF/X1-a es más estricto y predecible de cara a la imprenta ya que no

soporta el modo RGB ni el Lab y por tanto obliga al creador del documento a

eliminar todos los objetos o imágenes que no estén en CMYK o en tintas planas.

 

• PDF/X obliga a incrustar todas las tipografías usadas en el documento original, con

lo que se evita el riesgo de que el texto pueda recorrer páginas al usar una versión

diferente de alguna tipografía.

 

• Por tanto, es imprescindible indicarle al programa que genera los PDF (distiller, etc.)

dónde se ubican las tipografías en nuestro sistema para que pueda proceder a

incrustarlas al hacer dichos PDF.

 

• Así pues, aunque cualquiera de estos dos ajustes son un buen punto de partida

para configurar el acrobat distiller o cualquier otro programa que sea capaz de

generar archivos pdf, lo mejor para minimizar el riesgo de mala conversión de color

a día de hoy es partir del estándar PDF/X1-a:2001.

 

 

Ajustes de los ficheros PDF

 

A continuación mostramos las capturas de pantalla de las diferentes pestañas de

configuración del Acrobat Distiller.

 

No obstante, existe a disposición de cualquier cliente que lo solicite, un archivo (este ajuste

es el usado en el departamento de preimpresión de Gráficas Celarayn S.A.) que configura

dichos parámetros automáticamente, con tan sólo copiarlo sobre la carpeta de ajustes del

programa.

 

Advertir que una vez generado el archivo PDF, es importante que se realice una revisión

del documento con el fin de identificar posibles cambios o errores no detectados con

anterioridad, ya que recordamos que esté será el documento a partir del que se generarán

las planchas usadas para imprimir y por tanto, cualquier error que posea el documento

quedará reflejado en la impresión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De todas formas, y aunque en Gráficas Celarayn S.A. pensamos que el PDF es el formato

de archivo más rápido para filmar, siempre y cuando esté correctamente generado,

estamos abiertos a la posibilidad de que el cliente nos proporcione el documento original

así como todas las imágenes usadas para su composición y las tipografías empleadas si le es

muy costoso realizar el PDF.

 

Para ello, aunque siguen siendo válidas todas las recomendaciones hechas en el apartado

“Como generar PDF listos para filmar”, les hacemos además las siguientes sugerencias:

 

• Es muy recomendable que los programas usados para componer los trabajos sean

programas profesionales de maquetación o de ilustración, como por ejemplo

Quark Xpress, Adobe Indesign, Corel Draw, Macromedia Freehand, Adobe

Illustrator…

 

Este tipo de programas suele tener en el menú “archivo” una opción que dice algo

así como “juntar para salida”, “recopilar para impresión”, “empaquetar”… que lo

que hace es colocar en una carpeta todos los archivos necesarios para imprimir el

trabajo (imágenes, tipografías…) además de generar un informe con las

características del documento en cuestión. Es muy recomendable acostumbrarse a

usar dicha opción.

 

• Queremos avisar a nuestros clientes que aunque somos capaces de procesar ficheros

procedentes de programas de ofimática como Word, Excel, Access, Wordperfect,

estos, presentan muchos más problemas a la hora de recomponer y generar las

separaciones que los programas citados anteriormente, por lo que será más costoso

y propenso a error para el departamento de preimpresión realizar cualquier

modificación sobre el documento original.

 

Además, dado que este tipo de programas suele trabajar en el espacio cromático

“RGB”, no podemos garantizar la fidelidad de los colores finales que resultarán al

imprimir el documento. Por tanto, repito, aunque admitimos dichos documentos,

no podemos recomendarlos.

 

• Si lo que ha maquetado el cliente es un documento que se imprimirá en varios

idiomas, lo mejor es poner el texto y los objetos que cambian de un idioma a otro

en un “color directo”, generalmente sobreimpreso. De esta forma, a la hora de

realizar las planchas podemos decidir si nos conviene imprimir ese color junto a la

tinta negra de las imágenes o si por el contrario, queremos imprimirlo a parte.

 

• Evitar usar nombres demasiado largos tanto en los documentos finales como en las

imágenes vinculadas. Es muy recomendable que el número de caracteres del

nombre del archivo no exceda de 28. Por supuesto, estos nombres tienen que ser

únicos para cada documento de todo el trabajo.

 

Hay que usar nombres identificativos del trabajo, descartando el uso de nombres

genéricos tanto para el documento final como para las imágenes.

 

Lo habitual y además correcto suele ser nombrar el trabajo poniendo el intervalo

de páginas que contiene seguido de un nombre descriptivo, por ejemplo “p01-44

agricultura”.

 

• No se puede cambiar el nombre a las imágenes vinculadas una vez que se han

metido en el documento. En caso de que sea necesario, hacerlo antes o volver a

vincularlas una vez se haya cambiado el nombre.

 

• Es muy conveniente que todo el trabajo esté en un mismo documento o al menos

dividido en el menor número de partes posibles. Cuanto mayor sea el número de

documentos, más tiempo se tardará en revisarlos y además más posibilidades

existirán de cometer algún error.

 

• Si con el PDF era importante adjuntar junto al trabajo una prueba final impresa

para comparar con el documento original, con otro tipo de documentos esto es

absolutamente imprescindible para poder detectar posibles errores como por

ejemplo que se redistribuya el texto por una versión diferente de la misma

tipografía.

 

• Es muy importante que el cliente revise el material que nos entrega, que lo

compare con las indicaciones de esta guía y que se asegure que incluye junto al

documento original, las tipografías e imágenes enlazadas.

Además es conveniente revisar que el material entregado se abre correctamente.

 

 

Ángel Pérez Llusar

Departamento de preimpresión

Gráficas Celarayn, S.A.